jueves, 30 de diciembre de 2010

LA MISMA MUÑECA DE SIEMPRE...CUENTO DE REYES.

Escondida por los rincones, esperando que alguien la vea...
hablaba con los ratones, la pobre muñeca fea.
Esa era la canción que de pequeña me entristecía, pues me acordaba de mi muñeca.
Este año ha sido especial, he recuperado parte de mi infancia...
Como cada año por nochebuena, nos hemos reunido las cinco hermanas en casa de los papás.
Estábamos todas ayudando a mi mamá a preparar la comida especial de esa noche, para mi la navidad
es cuando estamos todas juntas...mamá tenia al fondo de una estantería la radio flojita, y en medio de nuestro alboroto y risas de vez en cuando se escuchaba un estribillo que empezábamos a tararear,provocando las risas y comentarios de mamá.
Cuando de repente se escucha" Escondida por los rincones", nos quedamos mirándonos las unas a las otras, con un silencio que mi madre corto de repente con su voz jovial y alegre dijo" Está canción no es de navidad" .
Y descubrí en ese momento que no era a mi sola a la que entristecía esa canción...pues a todas nos entro nostalgia...
Yo le pregunto a mi madre, para animar otra vez la velada, por mi muñeca de siempre, creyendo, pues siempre lo he dado por hecho que tras mi rabieta, la tiro.
Los reyes cada año me traían una muñeca preciosa, y carbón, que el día de reyes me dejaban postrada al lado de mi cama.
Tras varios años de juegos y con la curiosa advertencia de mi madre" no la rompas, ten cuidado", yo acabe mosqueada, y empecé a sospechar de mi preciosa muñeca, le saque un bracito y con pintauñas de mamá le hice una marca, y la volví a meter con mucho cuidado.
Al año siguiente,  la preciosa muñeca con un vestido diferente estaba de nuevo postrada a los pies de mi cama, yo abri un ojo y lo volvi a cerrar inmediatamente, no queria que la magia que para mi representaba la navidad se esfumara...
Pero mi impaciencia de niña se hizo presente y sin ningun miramiento, le saque el bracito...y si, alli estaba la marca...esa muñeca era la misma de siempre, llorando me encontro mi madre al venir a despertarnos para decirnos que los camellos de los señores reyes de oriente,se habian comido todo el pan y bebido el agua que por la noche le pusimos...y yo le dije" Mamá yo ya soy mayor y no te creo" y entonces me abrazo fuertemente sobre su pecho y besandome sin parar en la cabeza me contesto"hija cuanto lo siento,me hubiese gustado que tu ilusion he inociencia durase un año mas, pues la ilusion y la inocencia es lo mas grande que tenemos las personas".
Yo me la quede mirando llorando pero en silencio, mientras ella me contaba "que somos muchos en casa y solo papá trabaja...pero hija mia, deja que la magia y la ilusion viva en los corazones de tus hermanitas, ya tendran ocasion de descubrirlo por ellas misma, estoy segura que me guardaras el secreto?".
Entonces siguiendo con los datiles haciendo bolitas y sin mirar a ninguna de mis hermanas pues todas nos quedemos sumidas en nuestros pensamientos, le pregunto ¿Mamá aquel dia tirastes mi muñeca?- Por supuesto que no hija mia, en una caja la tienes guardada, pues yo sabia que este dia llegaria-.
Y corri hacia la caja, con las manos sucias de cocina, pero ni cuenta me daba, pues la emocion me tenia anulada, abri aquella caja vieja y amarillenta y ante mis ojos aparecio otra vez la preciosa muñeca y con una coleccion de siete vestiditos...los mismos que tenian año tras año.
Mi madre se arrodillo al lado mio y cogiendome fuertemente las manos y mirandome a los ojos me dijo"Me alegra que la ilusion viva todavia en tu corazon".

  

2 comentarios:

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Sonia Conde Sinsecretos dijo...

Un relato que me ha emocionado. Rastrearé bien tu blog en busca de nuevas historias. Cuenta con otra seguidora más y muchas gracias por leerme.